Carpintería en aluminio y PVC

Entre el tipo de cerramientos más usuales, destacan los que se realizan con productos como el PVC y el aluminio. Son productos cuyo uso se extiende a otros sectores, pero en el de los cerramientos proporcionan ventajas especialmente interesantes. El PVC es el acrónimo de policloruro de vinilo, un material derivado del plástico y que ofrece resistencia y grandes cualidades para el aislamiento. A diferencia del aluminio, es un material ya de por sí aislante térmico, con los cual no necesita rotura del puente térmica. Este factor encarece el aluminio, que sin embargo tiene otras ventajas con respecto al PVC. Una de ellas es su mejor capacidad para combinar con cualquier ambiente decorativo. Los perfilados del aluminio se disponen en modelos de gran belleza, con lacados y acabados que pueden presentar imitaciones de la madera o superficies metálicas satinadas, de aspecto limpio y sofisticado.

Sin duda la principal ventaja del PVC es su precio. La relación entre el precio y la calidad es muy buena, ya que es de los materiales más baratos y sirve perfectamente para cubrir las necesidades básicas y más importantes en cuanto a aislamiento. Además, otra de las ventajas del PVC es que también es aislante acústico.

Los dos materiales son resistentes y aguantan sin problema el paso del los años, con sus inclemencias climáticas; sin embargo, algunos especialistas indican que el aluminio conserva mejor sus cualidades, al menos exteriormente. Los profesionales de la carpintería en aluminio y PVC pueden informarle sobre precios y sobre otras muchas características de los materiales para cerramientos. El aluminio puede combinarse con el vidrio, obteniendo estructuras para cerramientos de terrazas, de porches o áticos. También las galerías o balcones pueden beneficiarse de elementos duraderos y cómodos de utilizar. Así como se dispone de aluminio y PVC, también los clientes pueden optar por otros muchos materiales que se adaptan a múltiples requerimientos.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE